alteraciones del sueño

Columna del experto: “Me cuesta dormir” es una de las frases más escuchadas de la cuarentena

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

*Por la Doctora Patricia Méndez y el Licenciado Ezequiel Dominguez – Provincia ART

En la gran plaga que azotó a Atenas en el año 430 a.C., Hipócrates recomendaba a sus pacientes una adecuada nutrición, hidratación y dormir. Actualmente, en tiempos de pandemia posmoderna y estando habituados a convivir con altos niveles de ansiedad y estrés, uno de los síntomas que más aqueja a las personas es la dificultad para conciliar el sueño y mantenerlo.

Antes de ahondar en las alteraciones, es fundamental responder la siguiente pregunta ¿por qué es importante el sueño?

Es una pieza crucial en la vida de todo ser humano; una necesidad biológica fundamental para restablecer las funciones físicas y psíquicas esenciales, que permiten un buen rendimiento y gozar la vida en su plenitud.

Durante el sueño, el cuerpo se despega de la interacción con el medio que lo rodea y se sumerge en el universo interior: repara el organismo para poder seguir la vida en mejores condiciones. Permite pensar claramente, reaccionar rápido, conformar ideas creativas, asentar nuestra memoria, consolidar nuevos recuerdos y actualizar los antiguos.

Dormir es fundamental para un bienestar físico y cognitivo, lo cual es de remarcada importancia la cantidad y la calidad del sueño.

Qué provocan las alteraciones del sueño

Contribuyen a sufrir accidentes, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, disminuyen el rendimiento físico y afectan la capacidad de atención, concentración y el aprendizaje. Ante estas dolencias, el rendimiento laboral y académico se ve afectado, así como también, los trastornos en el comportamiento que esto acarrea, como malestar, irritabilidad, fastidio, desgano. Esto afecta directamente las relaciones con nuestro entorno.

La mayoría de los casos de insomnio en esta época, son producto de modificaciones en las rutinas, hábitos y estilos de vida: la concurrencia a establecimientos educativos, trasladar el trabajo al hogar, alejarnos de nuestros seres queridos, la limitación de actividades deportivas y recreativas, entre otras.

Recomendaciones para lograr buenos hábitos

Es importante llevar a cabo las siguientes recomendaciones para lograr hábitos saludables, encaminados a mejorar la calidad el sueño.

  • Evitar siestas prolongadas. Para ser reparadoras deben durar alrededor de 20 minutos (antes de llegar a las fases profundas del sueño). Estudiosos de las siestas dicen que el momento ideal para interrumpirla es cuando “cabeceamos o se nos cae el libro”.
  • Evitar la exposición a las pantallas de los dispositivos móviles un tiempo antes de dormirse. Dadas las limitaciones que trae el distanciamiento social, las nuevas tecnologías, favorecen el contacto con los seres queridos y el entorno. Si bien conlleva un gran beneficio, el estímulo lumínico excesivo puede traer aparejado consecuencias en el sueño y dificultar la relajación.
  • Definir horarios para acostarse y para levantarse, respetar el que teníamos previo a la pandemia.
  • La cama debe ser un lugar exclusivo para dormir, en vigilia se debe utilizar otros ambientes. Como promedio, el tercio de la vida transcurre en la cama por ello hay que procurar que sea confortable y agradable a nuestros sentidos. Ropa de cama suave, colores apaciguantes y un aroma de nuestro agrado.
  • Hacer actividad física de forma habitual, ayuda a dormir mejor, libera sustancias que mejoran nuestra salud y estado anímico. Pero una actividad vigorosa antes de dormir puede generar demasiada energía para conciliar el sueño.
  • Realizar actividades relajantes que generen tranquilidad: técnicas de respiración, yoga, meditación, leer un libro, pintar. Un baño relajante puede favorecer el sueño. La finalización del día debe estar compuesta por actividades que nos transmitan calma.
  • Evitar el consumo de café, mate, té, tabaco, refrescos de cola, al menos 4 horas antes de dormir, ya que son estimulantes y dificultan la conciliación del sueño
  • Evitar el exceso de información, más aún si el contenido no genera tranquilidad en momentos en que se sienta ansioso, estresado o en situación de crisis. No hay que exponerse a más preocupaciones.
  • No automedicarse con psicofármacos, ya que su administración debe estar supervisada por un médico, para ajustar las dosis y evitar efectos no deseados.

Si estos consejos no funcionan, no naturalice los síntomas; acuda a un profesional de la medicina o psicología quien lo ayudará recuperar su capacidad de disfrutar la vida, para lograr mejorar su bienestar y calidad en su salud.

Provincia ART ofrece cursos virtuales y gratuitos relacionados con patologías psicosociales para sus clientes, podés consultar los horarios disponibles haciendo click aquí.

Artículos Relacionados