Como usar un taladro riesgozero

Cómo usar el taladro con seguridad

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
El taladro como máquina herramienta es muy utilizado en diversos sectores de producción. Su correcto uso puede prevenir accidentes.

Para manipular el taladro se recomienda que esté sin corriente o en la posición de bloqueo (en caso de ser de batería); de este modo cualquier movimiento inesperado no podrá poner en marcha la herramienta.

En caso de trabajar con un taladro con cable, revisá que tengas un alargue que te permita trabajar en el punto deseado. Éste deberá estar fuera de las zonas de paso o comunes, para evitar caídas o tropiezos del resto de compañeros.

Verificá la seguridad del espacio de trabajo. Si no estás seguro que el punto a taladrar no interfiere con otras instalaciones, es mejor usar un detector de materiales. También revisá que tu trabajo no interfiere en el espacio de trabajo de otro.

Usá los equipos de protección personal adecuados. Dependiendo del tipo de trabajo de taladrado, éstos pueden ser muy variados. Confirmá las recomendaciones que hizo el experto en seguridad y salud para tu puesto de trabajo.

Instalá la broca adecuada al trabajo a realizar. Recuerda que cada material tiene una broca especifica y usarlas en la superficie errónea puede estropearlas.

  • Madera. De punta delgada y bien definida en su centro. Estas brocas son para materiales más blandos y cuyas perforaciones han de ser más precisas.
  • Metal. También conocidas como brocas HSS. Se pueden usar para otros materiales como plástico, ladrillo e incluso madera. 
  • Piedra, hormigón y ladrillo. Estos tipos de brocas suelen usarse con la función de percusión.
  • Vidrio. Son brocas compuestas por un vástago y una punta de carburo de tungsteno en forma de punta de lanza.

Introducí la broca en el portabrocas y usa la mano, o la llave depende del modelo, para apretar bien la broca en el interior del mandril. Una vez que este firmemente ajustada, podés conectar la máquina. 

Ajustá la velocidad a las necesidades del material; en aquellos de alta dureza se recomienda comenzar con una velocidad baja. Ajustá el embrague o control de torque en el caso de atornillar; este ajuste prevendrá dañar las cabezas de los tornillos o la incrustación del tornillo dentro del material.

Ajustá el control de perforación a la actividad de avance o retroceso, en función de tus necesidades y ¡a taladrar! Y recordá dejar limpia y recogida la zona de trabajo una vez finalizado.

Artículos Relacionados