protección frente a zoonosis

La columna del experto: Zoonosis en Argentina

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

*Por las doctoras Gisela Pattarone y Patricia Méndez – Medicina Laboral en Provincia ART

En el mundo actual la salud humana, animal y medioambiental están íntimamente relacionadas. Existe una interacción permanentemente que modifica el entorno, ganando terreno a la naturaleza, deforestando a su paso, lo cual cambia el curso natural de las cosas.

La población humana crece de manera exponencial, con una expectativa de vida mayor, donde la industria e investigaciones crea fármacos y vacunas en tiempos récord. Así también se erradican enfermedades tales como la viruela, se modifican las bases genéticas del cáncer y ocurren trasplantes de órganos.

Dentro de esta interacción permanente ocurre una alta movilidad de personas, que favorece la posibilidad de tomar un avión, llegar al otro lado del mundo, contraer infecciones y volver a las tierras natales en tiempos más cortos que un período de incubación.

Las zoonosis son un grupo de enfermedades infecciosas transmitidas al ser humano por animales o vectores infectados. Representan el mayor porcentaje de enfermedades “nuevas” o emergentes, y revisten de mucha importancia en cuanto a salud pública ya que la mayoría de las personas no están inmunizadas. Así como es el caso del coronavirus SARS-CoV2 que desató el contexto actual de pandemia.

En Argentina existen zoonosis endémicas propias, es decir que pertenecen a diversas regiones del territorio nacional.

Actualmente, esta delimitación geográfica se encuentra relativizada, ya que los viajes y las migraciones internas han contribuido a la dispersión activa de las enfermedades por todo el territorio y creció el contagio no vectorial.

¿Quiénes las causan? ¿Cuáles son?

Las zoonosis son causadas por parásitos, virus o bacterias que producen desde enfermedades leves hasta daños más graves, incluida la muerte. Se destacan el dengue, fiebre amarilla, fiebre hemorrágica argentina, hantavirus, Chagas, hidatidosis, leishmania y leptospirosis

¿Qué características tienen en común?

La transmisión del agente patógeno sea parásito, virus o bacteria, implica la existencia de un ciclo vital. Es decir, existe un huésped animal, que actúa como reservorio y transmite la enfermedad. Puede ocurrir a través de una picadura o por contacto ya sea con el animal infectado o con superficies, aguas o alimentos contaminados.

Como su nombre lo dice, al ser endémicas, hay ciertas características ambientales que provocan que en ciertas regiones de nuestro país sean prevalentes. Como es el caso de la leishmaniasis en el Norte Argentino. A su vez el Chagas ha sido siempre asociado a la presencia de la vinchuca o a viviendas precarias fabricadas de barro.

Los síntomas que producen las enfermedades zoonóticas endémicas son variados y suelen presentar estadíos con diferentes niveles de gravedad: permanecer asintomáticos a lo largo de la vida, manifestarse como una simple gripe o proceso febril, hasta casos de hospitalización con hemorragias, disfunción cardíaca y muerte.

¿Cómo podés actuar frente a las diferentes zoonosis endémicas argentinas?

Informándote acerca de cada una, conociendo los ciclos vitales de sus vectores y realizando las medidas de prevención adecuadas.

Las medidas de prevención estarán en su mayoría orientadas a evitar la transmisión. Esto significa controlar la proliferación de los vectores y los animales reservorios, mantener los lugares limpios y desmalezados. Acompañadas de medidas generales de higiene como lavarse frecuente y adecuadamente las manos, en especial después de ir al baño, antes de comer o preparar alimentos y luego de manipular animales o basura.

Además, se destaca los actos de lavar frutas y verduras, así como cocinar adecuadamente las carnes.

Debemos adoptar precauciones adicionales en zonas endémicas específicas, en espacios rurales y silvestres, o urbanos/domésticos donde se conoce la presencia de los reservorios o hubiese antecedentes de brotes infecciosos.

Las zoonosis son un problema de agenda de salud mundial. Es inconcebible considerar la economía global sin contemplar la salud pública. Y por ser pública, es responsabilidad de cada una de las personas asumir el compromiso con el objetivo de contribuir al bienestar y calidad de vida de toda la población.

Artículos Relacionados