estrés financiero por pandemia

La pandemia y el estrés financiero

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Seis de cada 10 trabajadores sienten ansiedad y preocupación por su situación económica

Un estudio reciente realizado por la consultora multinacional Willis Towers, especialista en la gestión de riesgos, sobre el efecto de la pandemia concluyó que el 92% de entrevistados siente ansiedad a causa de la Covid-19. Se obtuvieron respuestas de 100.000 trabajadores de todo el mundo y el 55% de ellos afirmó presentar un grado “moderado” o “alto” de esta afección.

Otro dato significativo del mismo trabajo es que 6 de cada 10 trabajadores sienten ansiedad y preocupación por su situación económica: el llamado ‘estrés financiero’.

Qué es el estrés financiero

Una mala situación financiera puede desembocar en este tipo de estrés. Sus efectos son comunes al resto de tipologías relacionadas con el estrés: favorece la aparición de cefaleas, molestias en cuello y espalda, problemas digestivos o de tránsito intestinal, estados de ansiedad, depresión, problemas cardiacos, hipertensión, incapacidad para concentrarse, irritabilidad, falta de regulación emocional, insomnio, depresión e, incluso, obesidad por mantener hábitos alimentarios inadecuados o comer de forma compulsiva.

Cuando aparece el estrés, en general, se segregan hormonas como el cortisol y la adrenalina. Es útil ante una situación temporal pero, cuando se refiere a una situación financiera complicada suele alargarse en el tiempo. Es una sensación constante de temor y preocupación que implica la salud física y mental.

Cómo gestionar el estrés financiero

En el caso del estrés financiero hay algunos consejos que pueden ayudar:

  • Resulta clave mantener un buen estado mental y físico: llevar una buena alimentación, realizar ejercicio, practicar relajación como el ‘mindfulness’ y alguna actividad que nos resulte edificante y permita “relajar” o distraer la mente para favorecer la creatividad y la gestión emocional.
  • Llevar un registro de ingresos y gastos. En 2018, por ejemplo, se puso de moda el método de ahorro japonés llamado Kakeibo. Se puede seguir los pasos de este mismo sistema mediante una sencilla aplicación gratuita.
  • Evitar gastos superfluos para facilitar la asunción de los gastos imprevistos y lograr mantener un equilibrio en las finanzas.
  • Ponerse metas u objetivos realizables. Tras controlar los gastos y puede ser de gran ayuda poner el foco en una meta a alcanzar que sea viable en un corto plazo, por ejemplo, lograrlo contribuye a generar el bienestar emocional necesario para mantener una buena gestión sobre nuestras emociones y, sobre todo, sobre el estrés mental y físico.

Artículos Relacionados