El impacto de la pandemia en el mundo laboral afecta, sobre todo, a mujeres, jóvenes y trabajadores informales

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Así lo deja de manifiesto la última actualización del informe de la Organización Mundial del Trabajo (OIT)

El impacto de la pandemia, indica el reporte de la OIT en el mundo laboral afecta, sobre todo, a mujeres, jóvenes y trabajadores informales. De hecho, en el caso de la fuerza laboral femenina, la crisis está siendo, incluso, desproporcionada en las trabajadoras. Se incluyen sectores como los servicios de alojamiento y alimentación; comercio mayorista y minorista; actividades inmobiliarias, comerciales y administrativas; y fabricación.

En algunos segmentos de manufactura intensivos en mano de obra, como la moda, las mujeres son vulnerables a la pérdida de empleos como consecuencia de la interrupción de las cadenas de suministro y la caída de la demanda. En el caso de las trabajadoras domésticas, en todo el mundo, se ha estimado que el 72,3% de ellas estaban en riesgo significativo de perder sus empleos e ingresos como resultado del bloqueo y la falta de cobertura efectiva de la seguridad social.

Salud y trabajo social

En los sectores de salud y trabajo social, donde la mayoría de los empleos están en manos de mujeres, tienden a contar con salarios más bajos y a ocupar los puestos que requieren, a nivel de diseño del puesto de trabajo, menor cualificación.

Los otros grandes afectados por la crisis económica derivada de la crisis sanitaria, y más vulnerables a la manifestación de casos de estrés financiero son los jóvenes y los trabajadores de economía informal. La llamada de la OIT se centra en asegurar la solidaridad y el apoyo internacional en especial para los países emergentes y en desarrollo. El Monitor de la OIT muestra que “el enorme volumen de recursos desplegados por los países de altos ingresos para combatir la pandemia simplemente no ha estado disponible para otros. Esto tiene un gran impacto en la capacidad de los países en desarrollo y emergentes para proteger a sus ciudadanos y frenar la pandemia, lo que, a su vez, perjudicará las perspectivas para todos los países.”

Artículos Relacionados